El Punto G, Mito o Realidad.

El Punto G fue descubierto en el año 1950 por el ginecólogo alemán Ernst Grafenberg, de ahí la sigla G. Descubrió que estimulando una zona concreta dentro de la vagina, las mujeres también podían tener un orgasmo muy prolongado y placentero.
El Punto G se encuentra en la esponja uretral que está conectada con los mismos nervios del clítoris por ello, es una zona muy sensible.
¿Mito o Realidad?
Realmente el Punto G existe, ahora, no siempre se encuentra debido al tamaño que tenga. Hay mujeres, que tienen muy desarrollado el llamado Punto G por lo que es muy fácil su localización, cuanto más excitada se esté, más grande es, pero como acabamos de especificar no siempre se consigue localizar.

Una de las mejores maneras de encontrarlo y no frustrar a nuestra pareja intentándolo, es localizarlo nosotras mismas, para ello podemos utilizar nuestro dedo bien lubricado, o bien hay una gran variedad de artículos eróticos, que nos pueden ayudar a tal fin gracias a la vibración y curvatura perfectamente estudiada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario